Nº Colegiado: 362839395 Nº Reg. Sanitario: C-36-000413

  • Logo de doctoralia
  • Logo de Google
Cirugía, miomas y pólipos

Nuestro planteamiento siempre será en beneficio del paciente, realizando las intervenciones realmente necesarias con la técnica menos invasiva (histeroscopia, laparoscopia...).

Saber más
Láser ginecológico Gynelase

Utilizamos la tecnología láser Gynelase que puede ayudarte a recuperar la confianza en tu cuerpo y las ganas de disfrutar en plenitud. De manera cómoda y eficaz.

Saber más
Ecografías 3D y 4D

Disponemos también de la ecografía “de volumen” y en tiempo real, nuestros equipos proporcionan imágenes de gran calidad y realidad de tu futuro hijo.

Saber más
Endocrinología ginecológica

Tratamos cualquier problema que puedas tener, desde exceso de vello y acné, hasta los trastornos alimentarios como anorexia o bulimia.

Saber más

Ginecóloga en Vigo – Doctora Rosa Darriba

El Centro Ginecológico Rúa, con la Dra. Rosa Darriba, fue inaugurado en el año 2000, con la idea de trabajar día a día para dar un servicio integral durante todas las etapas de la vida de la mujer.

Situado en pleno centro de Vigo (zona Príncipe), contamos con amplia experiencia, demostrada cualificación profesional (formación continuada) y avanzada tecnología.

Tenemos por objeto la salud ginecológica de la mujer, abarcando la prevención, el diagnóstico y el tratamiento, tanto médico como quirúrgico, de las enfermedades; y un excelente seguimiento del embarazo y atención al parto. Y, ahora, también ofrecemos servicios de medicina estética.

Nuestro funcionamiento es mediante previa cita pero, si el motivo de la consulta lo requiere, también actuamos con inmediatez.

En el Centro Ginecológico Rúa tendrás un trato respetuoso y cordial.

Dra. Rosa Darriba

Nuestras últimas noticias

Sexualidad. Mejorar la intimidad

Sexualidad. Mejorar la intimidad

09/04/2017

 ¿Mejorar la intimidad? Empieza por ti misma

Cuando nos sentimos bien con nosotras mismas, se refleja en la salud de nuestra relación. Nuestra pareja estará más a gusto, y eso nos hará alcanzar niveles de satisfacción sexual mucho mayor. Para ello, tenemos que empezar por querernos a nosotras mismas.

¿Crees que puedes mejorar tu relación de pareja? ¿Te sientes insegura de tu atractivo y eso repercute en vuestras relaciones sexuales? A menudo, no nos damos cuenta de que nos exigimos también mucho en este terreno. La sociedad occidental nos ha impuesto una serie de patrones de belleza inalcanzables para el 99% de las mujeres.

Estamos tan influidas que percibimos ciertos rasgos personales como defectos físicos, porque no se corresponden con lo que, según las revistas o la televisión, debería ser lo bello. Nos preocupamos más por esconder esa “tripita” o ese muslo un poco más redondeado que lo que marcan los cánones ideales, que por disfrutar de nuestro cuerpo.

No debemos confundir un cuerpo perfecto con el arte de erotizar y de gustar. Todos los cuerpos pueden ser eróticos si nos lo creemos y nos comportamos como mujeres sensuales y femeninas, puesto que nacimos con esas cualidades y sólo tenemos que expresarlas. Nuestra relación saldrá ganando.

Comunicación a través de los sentidos
Pensemos cómo reacciona nuestro cuerpo cuando nuestra pareja despierta nuestro deseo: nos toca, nos acaricia… Nos hace estremecernos, notamos cómo nuestra piel se eriza ante su contacto. En estos momentos, un vientre plano, unos pechos perfectos o unas caderas prietas tienen muy poco que ver con el erotismo. Se trata de comunicación, lo que vulgarmente se conoce como “química” entre dos personas.

Y muchas veces, no nos damos cuenta de que somos nosotras las que bloqueamos el flujo natural de esa erótica con nuestros complejos. Hagamos memoria de aquellas cosas que nuestras parejas han destacado de nosotras como sexys: a lo mejor es ese lunar que te acomplejaba de pequeña, o esa barriguita con la que llevas años luchando pero que tu pareja te repite una y otra vez que le encanta…

En cuanto a la vista, se ha demostrado que un cruce de miradas activa mucho más la sexualidad que observar un cuerpo perfecto. Y ¿a quién no le agrada que le susurren tiernas palabras o frases llenas de deseo al oído?, y qué tan importante es el olfato en estos momentos: seguramente podríamos reconocer a nuestra pareja con los ojos cerrados sólo por su olor. Por último, no podíamos olvidarnos del gusto, no hay nada que sepa mejor que el beso de tu amante.

Así que es momento de mirarnos al espejo y reconocer todas y cada una de las partes de nuestro cuerpo, poner la mano sobre ellas y decirnos a nosotras mismas “amo esta parte de mí.” Aceptar nuestro cuerpo y nuestras formas femeninas, sean como sean, es de gran importancia para poder disfrutar sexualmente.

Recuerda que cuando nos sentimos bien con nosotras mismas, se refleja en la salud de nuestra relación y la comunicación con nuestra pareja será más fluida y estará más a gusto, y eso nos hará alcanzar niveles de satisfacción sexual mucho mayor.

Fuente: Natalia Domínguez, sexóloga 


 
 
 

prolapso

prolapso

09/04/2017

Fortalecer cuando hay un prolapso

Si nuestro suelo pélvico está debilitado puede perder su capacidad de sostén y provocar que los órganos pélvicos desciendan y asomen por la vagina. La fisioterapia, sobre todo en los primeros grados de este problema, nos ayudará a devolver el tono a nuestra musculatura y a reducir los síntomas. Te contamos cómo.


Cuando el problema de suelo pélvico es el descenso de un órgano del interior de la pelvis, y no las pérdidas de orina, el médico valorará primeramente si un tratamiento conservador, con ejercicios de fortalecimiento, mejorará las condiciones musculares de nuestro suelo pélvico. La fisioterapia nos ayudaría a:

Reducir o eliminar los síntomas
Estabilizar los órganos pélvicos para evitar que siga avanzando el descenso
El prolapso puede afectar a cualquiera de los órganos pélvicos. Vejiga, útero o recto pueden descender por la vagina, que es la estructura central de nuestra pelvis y es más vulnerable porque no tiene un sistema de cierre esfinteriano como lo tiene la uretra o el ano.

El prolapso puede presentarse sin que tengamos ningún síntoma, ni siquiera pérdidas de orina, y a veces podemos descubrirlo de forma fortuita al limpiarnos la zona genital.

Siempre que hay un prolapso existe una alteración del sistema de soporte pélvico, es decir, una alteración del tejido de soporte (las fascias) y/o en los músculos de suelo pélvico.

¿Beneficios de tonificar esta musculatura?
Generalmente podemos contrarrestar esta alteración del tejido de soporte y los músculos pélvicos fortaleciéndolos con ejercicios y/o tratamientos de rehabilitación.

Aumentar la tensión de los tejidos de soporte
Aumentar el grosor de las fibras musculares
Mejorar en la coordinación y velocidad de respuesta muscular que provocará mayor estabilización del órgano que ha descendido
Reducir los síntomas como por ejemplo de sensación de peso, bulto, debilidad….
Lesiones en la musculatura pélvica
Sin embargo, cuando los prolapsos se asocia a lesiones en los músculos más profundos del suelo pélvico, por ejemplo a desgarros en los músculos elevadores, asociados generalmente a los partos, estos provocan la pérdida de un gran número de fibras musculares. Cuando se produce un desgarro en un músculo, las fibras dañadas no se regeneran en músculo, sino que se transforman en una cicatriz que no tiene capacidad para contraerse, como el músculo. El resultado es una pérdida de masa muscular y, por tanto, una pérdida de soporte de los órganos.

En estos casos es muy importante trabajar todos los músculos vecinos, que están sanos, para tratar de compensar esa área muscular perdida. El organismo puede llegar a compensar de forma muy eficaz una zona lesionada y conseguir la máxima eficacia de los músculos a pesar de haber perdido gran número de fibras musculares.

Y si hay incontinencia
No siempre hay pérdidas de orina cuando existe un prolapso, pero en muchas mujeres ambos problemas están asociados, sobre a partir de la menopausia. Tu médico valorará si la fisioterapia puede mejorar el tejido de sostén y tonificar la elasticidad y tono de esta musculatura para estabilizar el prolapso y minimizar tu incontinencia urinaria.

Tus problemas tienen solución, recuerda siempre consultar con tu médico si tienes pérdidas de orina o notas que algún bulto sobresale de tu vagina. La fisioterapia es siempre la primera opción que manejará el especialista, y si no funciona, quizá tu caso necesite una cirugía.

Fuente: Dra. Carolina Walker

Te puede interesar...

El láser de CO2: la solución más avanzada para la incontinencia urinaria, la atrofia y la relajación vaginal

El láser de CO2: la solución más avanzada para la incontinencia urinaria, la atrofia y la relajación vaginal

22/03/2017

El Centro Ginecológico Lúa de Vigo aplica esta eficaz tecnología en consulta de forma cómoda, segura e indolora para superar trastornos que alteran la calidad de vida de la mujer.

Embarazos, partos, cambios hormonales, menopausia, aumento de peso, algunos deportes, tratamientos farmacológicos, factores genéticos... el cuerpo de la mujer y su zona genital pasa por distintos procesos que con frecuencia originan problemas que muchas viven con resignación, como algo normal asociado a la edad.

Un proceso tan natural como el embarazo y alumbrar un hijo puede originar distensión del suelo pélvico, pérdida de tono de las paredes vaginales, prolapsos, incontinencia urinaria de esfuerzo, cicatrices vaginales, perineales y en ocasiones dolor en el coito.

La reducción de los niveles de estrógenos en la menopausia produce adelgazamiento de la mucosa vaginal y vulvar (atrofia), pérdida de lubricación, cambios en el pH y disminución de las defensas. Como consecuencia puede provocar dolor durante las relaciones sexuales, mayor probabilidad de padecer infecciones vaginales y cistitis; conjunto de síntomas denominado "Síndrome Genitourinario de la Menopausia".

No deberían normalizarse situaciones como escapes de orina, la sequedad vaginal o la disminución del placer en las relaciones sexuales. Podemos y debemos mejorar estas circunstancias. Hoy en día preservar la salud va más allá de tratar la enfermedad y pasa por mejorar, con los medios disponibles, nuestra calidad de vida.

El láser ginecológico de CO2 ofrece una alternativa eficaz, cómoda, segura y rápida a este tipo de trastornos; siendo el Centro Ginecológico Lúa (Ubicado en Eduardo Iglesias, 2, esquina a Príncipe - ver en mapa) pionero en el uso de este método en la ciudad de Vigo. Inaugurado en el año 2.000 con el objetivo de ofrecer una atención ginecológica integral en todas las etapas de la vida de la mujer, tiene al frente a la Dra. Rosa Darriba, formada en el Hospital 12 de Octubre de Madrid, con una dilatada experiencia en seguimiento de embarazos y partos, diagnóstico prenatal, cirugía de suelo pélvico e incontinencia, cirugía laparoscópica, histeroscópica y de mama.

Las aplicaciones de este equipo de última generación son múltiples:

  • La sequedad y atrofia vaginal: Afecta sobre todo desde el inicio de la menopausia o a pacientes que han recibido tratamientos para el cáncer (de mama por ejemplo). Los síntomas que pueden aparecer son escozor, picor, disminución de la sensibilidad, molestias o dolor en las relaciones. Los tratamientos actuales se basan en hidratantes, lubricantes y, si no está contraindicada, la terapia hormonal; en muchas ocasiones con efectividad limitada. Con Gynelase se observa mejoría de la atrofia con aumento del grosor de la mucosa, del tejido conectivo y de la vascularización, recuperando la lubricación, desapareciendo las molestias y mejorando las relaciones sexuales.
  • La incontinencia urinaria de esfuerzo: Es común que puedan aparecer pérdidas de orina al hacer esfuerzos físicos tales como practicar deporte, o con gestos cotidianos como toser o estornudar o simplemente reír. Hasta ahora los tratamientos disponibles eran la fisioterapia (ejercicios de Kegel, hipopresivos, biofeedback) que requieren mucho tiempo e implicación por parte de la paciente; y la cirugía con mallas (que en los casos graves sigue siendo el tratamiento de elección). Gynelase aporta la solución en casos leves y moderados con tasas de curación del 70% y mejoría en el 95%. Es un tratamiento totalmente compatible con los ejercicios de suelo pélvico ya que estos trabajan fundamentalmente la musculatura. El láser consigue la retracción fototérmica y el tensado de la pared vaginal anterior y del tejido que rodea la uretra, facilitando la continencia.
  • Otras aplicaciones del láser de CO2:
    • Tratamiento de la hiperlaxitud vaginal, prolapsos, cicatrices por desgarros o episiotomías.
    • Tratamiento de lesiones por el virus del papiloma humano
    • Cirugía de reparación funcional, anatómica y estética genital
    • Labioplastia.

Si deseas más información acerca del láser de CO2, ¡llamanos!

Más información en el Faro de Vigo

 

suelo pélvico

suelo pélvico

13/02/2017



¿Qué es y cómo funciona el suelo pélvico?

Para muchas mujeres el suelo pélvico es un gran desconocido. Sin embargo, esta musculatura es muy importante para nuestra calidad de vida porque si está debilitada afectará a nuestro bienestar físico y psíquico.

 
El suelo pélvico es un conjunto de músculos y ligamentos que cierran la cavidad abdominal en su parte inferior. Su función es sostener los órganos pélvicos (vejiga y uretra, útero y vagina; y recto) en la posición adecuada porque de ello depende su normal funcionamiento.

Se cree que esta estructura tiene forma de hamaca pero esta idea errónea, debemos más bien imaginarnos un “puente colgante”. En este puente imaginario tendríamos el hueso sacro en un extremo (donde finaliza la columna vertebral) y en el otro lado el pubis. Los “cables suspensorios”, que gracias a su tensión adecuada mantendrían el puente firme, serían principalmente los ligamentos de sostén.

Un suelo pélvico debilitado puede provocar incontinencia urinaria, prolapsos, disfunciones sexuales o dolor lumbar, ¡atenta a estos síntomas! 
Éstos unen las estructuras óseas con los órganos pélvicos, que se encontrarían colgando de este puente. Por último, el suelo del puente lo formaría un plano muscular (concretamente el músculo elevador del ano) y una lámina de tejido conjuntivo (es el tejido que en nuestro organismo proporciona sostén, donde encontramos fibras de colágeno ordenadas en paralelo, a modo de lámina; en el caso del suelo pélvico se llama fascia endopélvica).

 

A diferencia de un puente estático, nuestro suelo pélvico no es rígido, es algo dinámico, que se adapta a nuestro movimiento, a los cambios posturales… y lo hace siempre manteniendo una adecuada tensión que sujete nuestra vejiga, el útero y el recto dentro de la pelvis. Cuando el suelo pélvico se debilita, las estructuras que sostiene descienden y por lo tanto se altera su función.

Un suelo pélvico debilitado puede provocar incontinencia urinaria, molestias, prolapsos (caída de los órganos intraabdominales), dolor de espalda e incluso disfunciones sexuales. Si tienes alguno de estos síntomas, consulta con tu médico para valorar en qué estado está tu musculatura pélvica.

Fuente: Dra. Gema García Gálvez



 

 


 

Visita Virtual Centro Ginecológico Lúa

Ofrecemos una visión panorámica de nuestro Centro Ginecológico en Vigo.

Ver imagen 360º

Nuestras Instalaciones

Tu centro ginecológico en Vigo

Contacta con nosotros para concretar una cita o para solitar información sobre los servicios que ofrecemos.

CONTACTA