Nº Colegiado: 362839395 Nº Reg. Sanitario: C-36-000413

  • Logo de doctoralia
  • Logo de Google
Cirugía, miomas y pólipos

Nuestro planteamiento siempre será en beneficio del paciente, realizando las intervenciones realmente necesarias con la técnica menos invasiva (histeroscopia, laparoscopia...).

Saber más
Láser ginecológico Gynelase

Utilizamos la tecnología láser Gynelase que puede ayudarte a recuperar la confianza en tu cuerpo y las ganas de disfrutar en plenitud. De manera cómoda y eficaz.

Saber más
Ecografías 3D y 4D

Disponemos también de la ecografía “de volumen” y en tiempo real, nuestros equipos proporcionan imágenes de gran calidad y realidad de tu futuro hijo.

Saber más
Endocrinología ginecológica

Tratamos cualquier problema que puedas tener, desde exceso de vello y acné, hasta los trastornos alimentarios como anorexia o bulimia.

Saber más

Ginecóloga en Vigo – Doctora Rosa Darriba

El Centro Ginecológico Lúa, con la Dra. Rosa Darriba, fue inaugurado en el año 2000, con la idea de trabajar día a día para dar un servicio integral durante todas las etapas de la vida de la mujer.

Situado en pleno centro de Vigo (zona Príncipe), contamos con amplia experiencia, demostrada cualificación profesional (formación continuada) y avanzada tecnología.

Tenemos por objeto la salud ginecológica de la mujer, abarcando la prevención, el diagnóstico y el tratamiento, tanto médico como quirúrgico, de las enfermedades; y un excelente seguimiento del embarazo y atención al parto. Y, ahora, también ofrecemos servicios de medicina estética.

Nuestro funcionamiento es mediante previa cita pero, si el motivo de la consulta lo requiere, también actuamos con inmediatez.

En el Centro Ginecológico Lúa tendrás un trato respetuoso y cordial.

Dra. Rosa Darriba

Nuestras últimas noticias

Tratamientos contra la incontinencia urinaria

Tratamientos contra la incontinencia urinaria

16/08/2017

La incontinencia de orina es la pérdida involuntaria de orina. Esta patología puede variar según la cantidad y duración de esta pérdida por lo que puede ocasionar una limitación para el día a día de la mujer. En el Centro Ginecológico Lúa podemos poner fin a este trastorno.

Entre los tipos de trastornos podemos diferenciar la incontinencia sensitiva de esfuerzo (estornudar, toser...), de urgencia (la mujer tiene una necesidad instantánea e intensa de orinar) o por rebosamiento (la paciente pierde orina porque su vejiga no se vacía del todo).

Son muchos los factores que pueden favorecer el padecer la incontinencia urinaria, entre ellos destacan:

  • Embarazo y/o parto.
  • Obesidad.
  • Demencia.
  • Grandes esfuerzos físicos en trabajos y/o deportes.
  • Enfermedades del sistema nervioso central.
  • Histerectomía.
  • Enfermedades que supongan una disminución de la movilidad.

Formas de evitar la incontinencia urinaria
En caso de pérdidas involuntarias de orina, las mujeres pueden poner en práctica diferentes indicaciones en su vida cotidiana que ayuden a evitarlas. Entre ellas destacan la reducción del exceso de peso, no ingerir líquidos dos o tres horas antes de acostarse, no fumar o realizar diferentes ejercicios que fortalezcan el suelo pélvico. Consulte a nuestra especialista Rosa Darriba para conocer más consejos.

Tratamientos contra la incontinencia urinaria
Dependiendo del tipo de incontinencia y la gravedad de la patología hay diferentes tratamientos. Para saber cuál es el adecuado asesórese con nuestra especialista.

Las soluciones van desde la utilización de diferentes fármacos, a la intervención quirúrgica, la rehabilitación o el uso de láser vaginal.

En el Centro Ginecológico Lúa se realiza todo tipo de cirujía del suelo pélvico para la corrección de cístole, histerocele y colocación de mallas cuando sea necesario y además se utiliza la innovadora tecnología del láser Gynelase para solucionar los problemas de pérdidas de orina.

Este tratamiento innovador corrige la incontinencia urinaria de manera eficaz, segura y cómoda. El calor del láser regenera y refuerza la pared anterior de la vagina y promueve la producción de colágeno.

Este nuevo tratamiento corrige patologías como la atrofia vaginal, la relajación vaginal y las pérdidas de orina leves, de una forma eficaz, segura y cómoda.

Puede consultar a nuestra especialista Rosa Darriba para conocer cuál es el tratamiento que más se adecúa a su dolencia. Pedir cita.

Cuatro de cada 10 mujeres padecen atrofia vaginal tras la menopausia

Cuatro de cada 10 mujeres padecen atrofia vaginal tras la menopausia

01/08/2017

La atrofia vaginal es un trastorno originado por el descenso de la producción de estrógenos por los ovarios, esto provoca un adelgazamiento de las paredes de la vagina y una disminución de su lubricación, por tanto una mayor sequedad e inflamación.

Esta patología afecta, aproximadamente, al 40% de las mujeres tras la menopausia, etapa que favorece la aparición de la atrofia vaginal. Pero ésta no es la única causa, ya que la lactancia o la toma de algunos medicamentos, también pueden tener un efecto negativo en la producción normal de estrógenos.

Los síntomas más frecuentes son:

  • Disminución de la lubricación vaginal y sequedad.
  • Ardor, picor e irritación en las paredes genitales y a la hora de orinar.
  • Secreciones vaginales blanquecina.
  • Dolor al tener relaciones sexuales e incluso sangrado.
  • Disminución del tamaño de los labios mayores y menores y del orificio de entrada vaginal. 

Tratamientos contra la atrofia vaginal
Los procedimientos dependiendo de la gravedad de los síntomas van desde recomendaciones diarias de higiene al uso de lubricantes o hidratantes o la utilización de láser CO2 – Gynelase.

Si los síntomas que padece la mujer no son muy graves, hay una serie de recomendaciones de la vida cotidiana que ayudan a aliviar los síntomas. Entre ellos podemos destacar el lavado de los genitales con abundante agua y secado con cuidado, evitar las fibras sintéticas en la ropa interior ya que pueden aumentar la irritación, no utilizar ropa muy ajustada en la zona vaginal, no usar desodorantes ni polvos de talco y emplear siempre papel higiénico sin tintes. La actividad sexual regular ayuda a producir lubricación vaginal por lo que es totalmente recomendada.

Aspectos más ajenos como el tabaquismo o el sobrepeso también pueden empeorar los síntomas de la atrofia vaginal.

Si las molestias persisten se pueden utilizar hidratantes y lubricantes que alivien los síntomas de sequedad y ardor, y ayuden a mantener relaciones sexuales sin dolor. Ambos productos se pueden utilizar una o más veces por semana, en el caso de los lubricantes puede aplicarse con la frecuencia que sea necesaria durante el acto sexual, ya sea sobre la vagina como sobre el pene.

Estos productos no contienen hormonas y se pueden adquirir en farmacias sin receta médica. Son compuestos que logran acumular agua para después ir soltándola lentamente.

En la actualidad, en el Centro Ginecológico Lúa, ya se utiliza el láser Gynelase como tratamiento para corregir la atrofia vaginal de una forma eficaz y segura. Se trata sin incisiones y sólo con anestesia tópica.

El láser CO2 Gynelase produce un efecto térmico controlado que provoca una contracción que consigue que la vagina vuelva a tener su elasticidad normal. Esto estimula la formación de colágeno y por tanto desaparecen las molestias por atrofia vaginal.

El procedimiento es sencillo, no tiene complicaciones y la recuperación por parte de la paciente es muy rápida ya que no se realiza crujía.Si precisa este tratamiento no dude en pedir cita en el Centro Ginecológico Lúa, en Vigo.

Si estos remedios no consiguen paliar los síntomas de la atrofia vaginal las mujeres deben ponerse en contacto con un especialista para que éste le recete el tratamiento hormonal más adecuado. El profesional de la salud puede prescribir pastillas si además se padecen otros síntomas como mareos o sofocos o por ejemplo, un anillo vaginal que vaya liberando hormonas paulatinamente.

Los miomas uterinos afectan al 70% de las mujeres

Los miomas uterinos afectan al 70% de las mujeres

Los miomas uterinos, también conocidos como leiomiomas, fibromiomas, fibroide, fibroma uterino o mioma de matriz, no dejan de ser tumores benignos que se localizan en el tejido muscular liso del útero (miometrio) y zonas adyacentes, como el cuello uterino. Son el tumor benigno más común en las mujeres en edad fértil. Se estima que el 40% de las mujeres entre 35 y 55 años tiene miomas, y que a lo largo de su vida el 70% de las mujeres habrá padecido algún mioma.

 

 ¿Por qué aparecen los miomas?

 No se conoce exactamente que los desencadena. Se sabe que las hormonas femeninas (estrógenos y progesterona) están relacionadas con su desarrollo y crecimiento pero el mecanismo por el que se altera una célula normal para convertirse en un mioma se desconoce.

Hay una serie de factures que pueden influir en la formación de los miomas, factores de riesgo bien conocidos como:

  • Origen racial: se sabe que los miomas uterinos tiene mayor presencia en mujeres de raza afroamericana.
  • Genética familiar: mujeres con familiares de primer grado con miomas tienen mayor riesgo de padecerlos.
  • Edad de la menarquía: cuanto más temprana sea la edad a la que se tuvo la primera menstruación, el riesgo de que aparezcan miomas sera más elevado
  • Hipertensión
  • Diabetes
  • Consumo de alcohol
  • Otros factores

Sin embargo, se conoce que los miomas son mucho menos frecuentes en las mujeres que han gestado, sobre todo en las que han tenido una maternidad temprana.

 
¿Cuáles son los síntomas de un mioma?

Aproximadamente la mitad de las mujeres con un mioma no tienen síntoma alguno, y los miomas no presentan un riesgo para su salud. Sólo un 5% de los miomas se convierten en tumores malignos. No obstante, en algunas mujeres pueden presentar síntomas tales como:

  • Sangrado menstrual excesivo o entre períodos.
  • Hinchazón o sensación de hinchazón o presión, e incluso dolor de abdomen.
  • Aumento anormal de peso.
  • Complicaciones en el embarazo y en el parto.
  • Dolor durante las relaciones sexuales.
  • Necesidad de orinar con mayor frecuencia.
  • Periodos menstruales que duran más de lo normal.


Recuerda que puedes tener miomas y no presentar síntomas. Las revisiones ginecológicas periódicas son fundamentales.

Pídenos cita

Tratamiento de los pólipos endometriales

Tratamiento de los pólipos endometriales

Los pólipos endometriales son pequeñas tumoraciones que se producen en el endometrio, la parte que recubre el interior del útero, aunque a veces se localizan en el cuello del mismo e incluso en la vagina. Su tamaño puede ser de 1-2 milímetros, y pasar casi desapercibido, o crecer hasta los 2 cm o más. Como todos los pólipos, suelen ser benignos, menos del 5% de los casos detectados son pólipos malignos.

 

¿Qué causan los pólipos endometriales?

A pesar de que es un problema que afecta a casi el 20% de las mujeres en España no se conoce bien qué causas los desencadenan. Se sabe que las mujeres con obesidad, con tratamientos para el cáncer de mama, con antecedentes genéticos de cáncer de colon, con hiperestrogenismo, con más propensas a padecerlos. Evitar estos factores de riesgo reducirá la probabilidad de padecer los pólipos.

 

¿Cómo se detectan?

Como casi todos los pólipos no suelen presentar síntoma alguno. La mayoría se detectan en revisiones ginecológicas rutinarias. Es muy excepcional que un pólipo produzca molestias o dolor.


En algunos casos se aprecia un aumento anormal del sangrado vaginal o una infertilidad pone en alerta al paciente que acude al centro de ginecología donde se le diagnostica.

 

¿Cuál es el tratamiento?

Una vez el ginecólogo ha diagnosticado el pólipo endometrial el tratamiento pasa por la intervención quirúrgica. Dependiendo de las circunstancias de cada paciente se puede recomendar desde el típico legrado o raspado uterino para hacer la polipectomía (extirpación del pólipo) a las modernas técnicas de resección por histeroscopia. La histeroscopia es un procedimiento clínico muy sencillo y moderno que permite realizar la extracción de un pólipo por medio de una endoscopia, consiguiendo una intervención rápida y sobre todo muy poco invasiva. Únicamente en mujeres con pólipos de gran tamaño o donde el riesgo de malignidad está muy presente, se puede llegar a proponer una histerectomía, extirpación del útero completo.

 


¿Qué hacer?

Acudir a las revisiones ginecológicas periódicas para que en caso de que surjan se diagnostiquen lo antes posible. Y si apareciese ante todo no debemos preocuparnos, las técnicas de hoy en día hacen que la extirpación de un pólipo sea algo fácil, seguro y hasta rutinario. La probabilidad de que un pólipo sea maligno es muy pequeña y aún así, la simple extracción del mismo puede implicar la total curación sin necesidad de tratamientos adicionales.

Visita Virtual Centro Ginecológico Lúa

Ofrecemos una visión panorámica de nuestro Centro Ginecológico en Vigo.

Ver imagen 360º

Nuestras Instalaciones

Tu centro ginecológico en Vigo

Contacta con nosotros para concretar una cita o para solitar información sobre los servicios que ofrecemos.

CONTACTA